Yn Edri Eternos, el Roble Eterno

¿Eres un auténtico trovador del viejo mundo?
Responder
Avatar de Usuario
DayaraDarok
Unidad Especial
Mensajes: 124
Registrado: 19 Abr 2015, 15:41
Ubicación: Guardamar del Segura (Alicante)

Yn Edri Eternos, el Roble Eterno

Mensaje por DayaraDarok » 31 May 2015, 19:59

Este es un relato que me ha dado por inventar sobre lo que les ha podido pasar a los elfos después del Fin de los Tiempos... Espero que os guste y no seais muy crueles con la crítica que es el primero que cuelgo.

YN EDRI ETERNOS, EL ROBLE ETERNO

Mi nombre... no puedo recordar... mi nombre... dioses... cual es... ¡¡¡MI NOMBRE!!!

Y despertó sobresaltado, casi como ahogándose después de aguantar mucho tiempo la respiración, en una estancia en penumbras, en sombras... Sombras que parecían enroscarse y retorcerse a su alrededor, casi ronroneando, y huyendo del tenue resplandor turquesa, una luz líquida que reverberaba en las paredes, techo y suelo de la estancia, si así se les podían llamar... Más parecían las entrañas de un árbol, donde las marcadas “venas” llevaban ese resplandor desde su lecho de madera y musgo levemente fosforescente, hacia el otro extremo de la estancia...

Y entonces la vió, con ese extraño fulgor enroscándose en torno a ella que hacía juego con el color de sus ojos, la más hermosa criatura que era capaz de recordar su maltratada memoria... Una doncella... una Reina... una Diosa... no sabría decir. Vestía una túnica a juego con esos ojos, con esa luz, con brazalete y cinturón de filigranas de oro y plata, con joyas engarzadas, y una diadema plateada con una joya brillante como una estrella...

¡Dioses como le dolía la cabeza! No podía recordar a aquella doncella, las brumas se habían instaurado en su memoria, esas facciones le eran familiares... pero cada vez que intentaba recordar, solo acudían a su cerebro los ecos de unas risas malignas...

Tranquilo, a todos nos sucedió lo mismo al despertar, no recordábamos ni quienes eramos, a ti te ha costado particularmente salir de ese... sueño... parece que los Dioses Oscuros se cebaron especialmente contigo, mi señor...- Interpeló la doncella élfica.

¿Mi señor? ¿Por que aquel ser casi divino le otorgaba aquel trato de distinción? Aunque tenía que reconocer que un extraño placer, casi perverso, le producía aquello. Intentó recordar...

Me duele la cabeza... no recuerdo ni mi cara- dijo, más para si mismo, sumido en las brumas de su memoria, que para la elfa que tenía enfrente.
Eso tiene solución.- dijo ella, tendiéndole un espejo de plata.

¿Quién era aquel que le devolvía la mirada? Esos rasgos le eran familiares, como los de un viejo amigo al que no ves hace mucho tiempo... Un rostro enjuto y pálido, de cabellos casi plateados de blancos que eran, en una cabellera larga más allá de los hombros con algunos mechones trenzados en filigranas de oro y plata... Repentinamente se sintió desnudo, pese a que llevaba una túnica negra sobre los hombros.

Mi... armadura. ¡Tenía una armadura!
Si, la tenías.- respondió la elfa- Tan negra como tus pecados de antaño, pero los Dioses han tenido a bien perdonártelos... y yo también. Además no creo que te haga falta ya.

Las sombras se enroscaron en torno a las manos de él volvieron a ronronear como en respuesta a aquella afirmación. Sentía un extraño poder desperezándose en su interior... pero aun no...

Ven, sígueme. Nuestro pueblo te espera.- la doncella lo guió por unas escaleras hacia arriba... Poco a poco, a medida que ascendían, la luz turquesa iba empujando hacia abajo a las sombras, que a su vez parecían enroscarse, como un hijo temeroso, en torno a él.
Finalmente alcanzaron el exterior. Emergieron de entre las raíces un gigantesco roble, con ramas tan largas tronco tan alto que parecía sostener la cúpula celeste y que las estrellas eran sus bellotas. El extraño resplandor recorría las betas de su tronco tanto por ramas y raíces como si sangre en vena se tratara, parecían las arterias del mundo... Como aquel espeso torrente mágico un nombre acudió a su memoria: Yn Edri Eternos... el Roble Eterno, entre sus ramas podían escucharse el susurro del canto de la dríades... Un fugaz recuerdo de dolor y destrucción acudió a su maltratada memoria.

¡Mi nombre!¡¿Cuál es mi nombre?!

A los pies del árbol pudo ver a una hueste reluciente congregada, cientos de guerreros y guerreras elfos formados y equipados con armaduras de acero, oro y plata, arco, escudo espada y lanza, con túnicas turquesa u oscuras, dispuestos y pendientes de los recién llegados.

De entre la multitud se adelantó un guerrero con la túnica turquesa y motivos forestales en su armadura, que llevaba un halcón sobre le hombreo. Al verlo le pareció nuevamente familiar, y sin saber porqué amagó con postrarse ante aquel elfo de porte regio, con ojos de juzgar el corazón del que tiene delante. Pero antes de completar el movimiento, fue este el que se arrodilló.

Mi señora, mi señor, los guerreros de la hueste sombría y la hueste eterna están dispuestos... seguimos sin tener noticias de Tyrion... hace días que partió con la hueste de la luz a explorar los hilos de este nuevo mundo...
Gracias, Araloth. Ha llegado el momento de devolverles a su Rey.

¿Su Rey?¿Este es su pueblo y él es su Rey? Pero si ni siquiera era capaz de recordar su nombre... Sin embargo, una extraña sensación de regocijo se despertó en sus entrañas y las sombras a su alrededor volvieron a agitarse.

Araloth le extendió a la doncella una corona con puntas en forma de llamas y una espada de hoja larga y oscura, con runas mágicas brillantes como la sangre. Ella, las tomó y se volvió a la multitud silenciosa y expectante. Con voz más potente de lo que parecía para su gracil figura, les dijo:

Elfos de Refugio, yo, Alarielle la Radiante, vuestra Reina Eterna, os devuelvo a...

No llegó a terminar el discurso, pues de repente, un ruido sordo, como el estallido de un trueno demencial, acompañado de un relámpago de luz tan brillante que palideció el fulgor del Roble Eterno, interrumpió la ceremonia. Al otro lado del claro se abrió un portal de la red de hilos de este mundo y de el surgieron en mezclado combate: guerreros elfos con túnicas, otrora blancas, ahora manchadas de sangre e inmundicia, luchando contra demonios de cuerpos corruptos y pustulentos, en desigual combate, pues los elfos estaban en franca retirada.

Y allí donde el combate era más duro, un ser enorme que eran tres en uno luchaban con un elfo que le rodeaba un brillante halo de luz que pugnaba con la inmunda oscuridad que manaba del repugnante engendro de destrucción.

-¡DOBLÉGATE, MORTAL! ¡PUES YO SOY GLOTTKIN, Y RECLAMO ESTE MUNDO PARA MI AMO NURGLE!- Le gritó una de las gargantas de aquellos monstruosos hermanos al elfo brillante que luchaba espada en mano contra él.

En ese momento, el poder que hacían un rato iba creciendo en su interior, se extendió por todo su ser, levantando las brumas de su memoria. Le arrebató Destructora a Alarielle y ciñéndose la corona, viajando a través de las sombras se presentó entre Tyrion y Glottkin.

-¡Aparta, sobrino!¡Pues esta escoria es mía!- dijo con voz ronca, con rabia apenas contenida.- ¡Pues YO SOY MALEKITH, REY DE LA ETERNIDAD! Y ahora, vas a pagar por todo lo que tus amos me han hecho...
Dayara Darok, Princesa Bruja de DarkTower
Si alguna vez cuentan mi historia, que digan que camine entre gigantes (...) que digan que viví la invasion de Grom el Panzudo de las Montañas Nubladas, que digan que viví en tiempos de Eltharion

Sun-Tzu
Unidad Especial
Mensajes: 51
Registrado: 02 May 2015, 00:33
Ubicación: BARCELONA, Sant Boi de Llobregat

Re: Yn Edri Eternos, el Roble Eterno

Mensaje por Sun-Tzu » 01 Jun 2015, 20:48

Muy bueno!!
Mis padres pusieron el punto de partida. Ahora me toca mi enfrentarme a mi final.

Avatar de Usuario
DayaraDarok
Unidad Especial
Mensajes: 124
Registrado: 19 Abr 2015, 15:41
Ubicación: Guardamar del Segura (Alicante)

Re: Yn Edri Eternos, el Roble Eterno

Mensaje por DayaraDarok » 01 Jun 2015, 23:19

Gracias! Ya pensaba que no lo leia nadie, jeje. Lo escribi un poco depriaa, hay cosicas que pulir...
Dayara Darok, Princesa Bruja de DarkTower
Si alguna vez cuentan mi historia, que digan que camine entre gigantes (...) que digan que viví la invasion de Grom el Panzudo de las Montañas Nubladas, que digan que viví en tiempos de Eltharion

Sun-Tzu
Unidad Especial
Mensajes: 51
Registrado: 02 May 2015, 00:33
Ubicación: BARCELONA, Sant Boi de Llobregat

Re: Yn Edri Eternos, el Roble Eterno

Mensaje por Sun-Tzu » 04 Jun 2015, 00:16

Siempre que se relee salen cosas por pulir.Yo alguna historia de trasfondo (inventado, para campaña de una asociacion que moló muchísimo) y siempre que releo le saco mil defectos.
Creeme,que para mi ha sido algo digno de leer, esas pequeñas lecturas que dejan buen sabor de boca.
Mis padres pusieron el punto de partida. Ahora me toca mi enfrentarme a mi final.

Responder